29 de diciembre de 2011

esperando la llegada del tren he echado un par de horas junto al río cerca del Puente de Azarquiel. he ido a probar el trípode que nos hemos regalado estas navidades (un mafrotto 055X con una rótula 501, precio 325 € en óptica roma en madrid, 20% descuento para socios de la seo). la tarde está despejada, con una luz preciosa y bastante frío. Bajo el puente hay algunos azulones, gorriones, un andarríos chico pero nada de nada de los patos mandarines de la primavera pasada. En la presa del molino que hay aguas arriba, se ven una buena cantidad de gaviotas (reidoras y sombrías), gallinetas, fochas, azulones, algún cormoran buceando y otros cruzando el cielo. Hace viento y resulta incómodo usar el trípode con el telescopio (digiscoping) pero con el teleobjetivo es una delicia, suave y firme. Lo más salvable fueron unas fotos finales a unas lavanderas blancas, en la playita bajo el puente de Azarquiel, junto a la masa de carrizo que hizo de dormidero de varios cientos de ellas unas semanas atrás:

Nikkon D300 con objetivo Sigma150-500; f:6,3; 1/160; ISO 800; sin retoque

Las pruebas con el telescopio fueron mucho más insatisfactorias, quizás por el viento o por falta de pericia u óptica:

Nikkon D300 acoplada a Celestron Ultima 80; f:2,8; 1/250; ISO 1600; sin retoque

Anuncios
Esta entrada fue publicada en diarío del río. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s